Como Hacer Flechas Medievales.
Gabriel dijo a Adán: Este arco es el poder de Dios. Esta cuerda su majestad y estas flechas son la cólera y el castigo de Dios inflingido a sus enemigos. (El Coran)

Poco más se puede decir salvo que para un arquero sus flechas son su enseña personal, su firma. Dicen los puros que cuando un arquero suelta su flecha parte de su voluntad vuela con ella, hasta su objetivo. Bueno nos centraremos en las flechas tradicionales de madera y dejaremos de lado toda la tecnología actual de las nuevas flechas, aunque básicamente nada ha cambiado salvo los materiales y la perfección y el acabado de estos.

Para entrar en materia creo que lo primero para los profanos sería definir las partes de una flecha:

PUNTA: Parte de metal de la flecha, que facilita a esta su penetración en la diana. Dependiendo de la modalidad de tiro con arco que se utilice, así será la forma y el tipo de la punta de la flecha. Todos conocemos la típica punta de flechas que se sujetaba atándose a la punta del astil variando la posición de la colación de las hojas de la punta en función de su utilización para la caza (vertical) o para la guerra (horizontal). Pero existía un amplio abanico de tipos de puntas, en función de su uso: contra infantería, caballería, contra cotas de malla, etc. Ver sección sobre puntas medievales.

Actualmente empleamos puntas de tipo ojival, para el tipo deportivo ya que las de cuchillas o con formas angulares de retención están prohibidas salvo para la caza.

ASTIL o VÁSTAGO: Es el cuerpo propiamente de la flecha, antiguamente se empleaba exclusivamente la madera y algo la caña y bambú, para realizar estos astiles. En cuanto a la madera la más utilizada actualmente es la de cedro, por sus características: madera de grano recto, de textura fina y uniforme lo que resumiendo nos supone un astil ligero, flexible y con una cierta rigidez. Aunque se puede utilizar también madera de : arce, pino, abeto, olmo, haya y ramín y básicamente cualquier tipo de madera ya que hace siglos emplearían las mejores maderas que hubiese en su zona para dicho uso. En épocas medievales se tallaba el nock o engarce para la cuerda en la propia madera, esta muesca para el engarce del astil a la cuerda se realizaba cruzada a la veta natural de la madera del astil, si no se hace así se rajarían y abrirían sin remedio los vástagos de madera . En la actualidad aun se mantiene la costumbre o norma de la horizontalidad de las vetas. También se solía enrollar bramante, hilo trenzado vegetal o pelo natural en la zona inmediata a la muesca de engarce para la cuerda, para reforzar la madera en ese punto y evitar el astillamiento de la madera.

Al contrario de lo que pensamos para la fabricación de los vástagos de las flechas no se utilizaban ramas, en todos los casos los astiles encontrados se han elaborado a partir de troncos muy gruesos, eliminando toda la albura y dejando únicamente el núcleo central del duramen. Lo que sí queda constatado es que las flechas se realizan a partir de árboles relativamente viejos y no sobre ramas jóvenes. Los troncos eran cuidadosamente elegidos y no presentan nudos o deformaciones.
A pesar de esta esmerada selección, es probable que algunos ejemplares debieran ser rectificados por calentamiento para conseguir una morfología rectilínea Para su construcción después de cortar seleccionar la rama gruesa o tronco, se abriría y se obtendrían los listones para los astiles, probablemente con una sección triangular o como pudieran dadas sus herramientas de que disponían. Posteriormente se redondearía el astil y se calibraría su diámetro, puliéndose su superficie. Una vez terminada, seca y enderezaba se le aplicaría una capa de grasas o cera a la superficie para impermeabilizar la madera y protegerla de la humedad.

PLUMAS : Son los estabilizadores de la flecha. la finalidad de las plumas en las flechas es ayudar a estabilizar el proyectil en su vuelo y trazar una trayectoria rectilínea para llegar a su objetivo. El empenaje o colocación de las plumas en las flechas fue un descubrimiento que revolucionó el arco aumentando su precisión, evolucionando las flechas de las simples varillas al concepto de flecha actual que tenemos.
En la actualidad son de material plástico imitando una pluma o ser de pluma natural extraídas de las alas del pavo, ganso o de oca y posteriormente teñidas de color como antiguamente para diferenciarlas y marcar las flechas.

CULATIN o COCA : Su nombre en inglés NOCK da origen a las piezas que se conocen como "nock point". Es la pieza en la que termina la flecha, situándose en el extremo del astil detrás de las plumas, y hace a esta adaptable para su sujeción momentánea en la cuerda del arco. En la actualidad son de plástico, antiguamente se tallaban en la madera del propio astil o se hacían de hueso o madera dura en el caso de utilizar caña o bambú.

Tanto las plumas como las puntas necesitaban ser fijadas al astil, para ello se empleaban distintos tipos de pegamentos o colas de compuestos naturales, las plumas para asegurarlas también se cosían o fijaban a los vástagos con hilo.Haremos algunas aclaraciones al tipo de colas empleadas.
Para la fijación de las puntas a los astiles las diferentes investigaciones sobre este tema han demostrado que las resinas vegetales son bastante eficientes para la sujeción del utillaje.
La resina de abedul (Betula alba) se ha mostrado mucho más eficaz y resistente que la proporcionada por las coníferas (Olsen, 1973). Sin embargo, la combinación de resina de pino (3 partes) y cera (1 parte), añadiendo polvo de ocre como emulsionante, forma una mezcla homogénea parecida al lacre. Para ligar estos tres elementos se necesita una fuente de calor no muy elevada, alrededor de 120º, aunque si la resina de pino se sustituye por la de abedul el punto de fusión es más bajo, (Allain y Rigaud, 1989). La efectividad de este pegamento queda demostrada por su empleo hasta principios de siglo para fijar útiles metálicos en una espiga de madera. En cuanto a la fijación de las plumas se empleaban colas realizadas a partir de piel, hueso o espinas de pescado mediante una cocción más o menos prolongada, añadiendo como aglutinante un poco de cal viva, aunque lamentablemente no dejan ninguna huella identificable de su posible uso. Entre todas ellas, la más efectiva es la llamada "Cola de Moscovia" obtenida a partir de la vejiga natatoria del esturión (Allain y Rigaud, 1989).
Como realizar una flecha medieval.

PREPARACIÓN DEL ASTIL :


Partiremos de vástagos de cedro del calibre 11/32 de pulgada, se pueden comprar en cualquier tienda que suministre material de arquería, normalmente utilizo vástagos de 50 a 60 libras. Buscamos la beta de la madera y la marcamos como se ha comentado anteriormente y taladramos con una broca de 2 a 3 m/m depende del grosor de la cuerda de nuestro arco, a 5 a 8 m/m del borde el vástago. Posteriormente rasgamos con un cuter para abrir el canal del nock, este se suaviza con una lija para desgastar los cantos que podrían marcar o deteriorar la cuerda de nuestro arco y ya tenemos nuestro culatin o nock tallado, creo que se aprecia mejor en la foto.

Posteriormente cortamos los vástagos a nuestra medida. Y los conificamos para colocar las puntas de tiro, para conificarlos emplearemos una especie de sacapuntas de lápices doble, que realiza el cono perfecto para colocar la punta que es conveniente pegar además con pegamento de 2 componentes tipo Araldit. El otro cuerpo del sacaminas tiene la inclinación para emplear culatines de plástico.Actualmente hay en el mercado unas puntas que no necesitan conificar solamente se corta el astil a la medida y se rosca encima la punta pegada previamente. Ahora sería el momento de dar algún tratamiento a la madera, toda la vida se han protegido los astiles de madera para evitar las deformaciones por la humedad, los tratamientos que se utilizaban era o bien engrasando / aceitando la madera o bien con cera, parece ser que también había un tratamiento que era aplicar una capa de virido griego que debía ser algún tipo de barniz. En la actualidad yo empleo barnices tipo de poro abierto que le dan un color y protegen de la humedad y no alteran las propiedades de la madera, hay amigos que siguen empleando parafina, aceite de linaza etc.
Posteriormente en la zona cercana al nock realizaríamos un entorchado de hilo que da mayor consistencia a la madera evitando que se abra por los esfuerzos a que esta sometida por la cuerda. La decoración del astil depende de cada uno. Has bandas que se aprecian en la foto superior es una pequeña concesión a la arquería actual, ya que para competiciones es necesario marcar con una banda para la primera flecha que se tira (puntúa más ) y dos para la segunda flecha.
EMPLUMADO DE LA FLECHA :

Haremos una flecha típica de tres plumas, para realizar la colocación de estas en la actualidad se emplean unas maquinitas llamadas emplumadoras que disponen de los mecanismos para sujetar la pluma y poder pegarla con los ángulos exactos de 120 grados. Poco se sabe de cómo se hacía en épocas antiguas a nivel individual cada arquero las pegaría manualmente y como pudiera por decirlo así, pero para la fabricación en grandes cantidades para batallas o ser almacenadas se tendría que hacer con algún utillaje, casi industrialmente por decirlo así. Parece ser que existían artesanos especializados en la fabricación de flechas y era una actividad derivada de la guerra que el la Inglaterra medieval movió mucha mano de obra.

También después de las batallas se recogía parte del material eran muy ecológicos y se reparaban parte de las flechas o se reciclaba partes de estas para recomponer parte de las flechas Por cierto les recomiendo las novelas : Arqueros del Rey y la Batalla del Grial de Bernard Cornwell.
Bueno las emplumadoras actuales hay de muchos modelos y todas permiten el pegado de las plumas con los grados idóneos y la posición, así como unos grados para producir un emplumado tipo helicoidal, aunque al colocar helicoidalmente las plumas no logramos que estas giren en el vuelo barrenando, como ocurre con las balas en los cañones de las armas de fuego, pero dicen los expertos sobre todos los americanos que se estabiliza mejor las flechas, a saber arquero diestro emplumado helicoidal a izquierdas. Y arquero zurdo emplumado helicoidal a derechas.
Actualmente hay pegamentos industriales específicos para el fijado de las plumas, aunque también se pueden pegar con loctite, aunque con los golpes secos al clavarse una flecha puede hacer que se despegue el loctite.
Cuando están pegadas las plumas es recomendable hacer un pequeño entorchado en las puntas de las flechas con hilo, así impedimos que esta se despeguen al roce de las plumas con el reposaflechas del arco cuando salen al ser disparadas, amen de ser más seguras ya que si se levantan algo las puntas de las flechas en la salida pueden provocar unos respetables arañazos en la mano que sujeta el arco.

En este modelo de emplumadota se coloca el astil verticalmente haciendo de eje, y la pluma se sujeta en una pinza con imán, damos pegamento al borde de la pluma, posicionamos la pinza con la pluma y el imán la mantiene hasta el secado del pegamento, cuando esta seco abrimos la pinza y soltamos el imán del soporte, giramos este 120 grados y a repetir el proceso. Ya veis bricolaje puro y lento.
COLOCACIÓN DE LA PUNTA :

Depende del tipo de punta elegido, si nos limitamos a las actuales de tiro, dependiendo del modelo realizaremos el conificado del vástago o no actualmente hay unos modelos nuevos que no necesitan conificar simplemente cortamos la flecha a nuestra medida de flecha y roscamos la punta en el vástago, las puntas interiormente llevan rosca que hace que se clave y sujete en el astil de madera.
Si bien yo siempre les doy un poco de pegamento de dos componentes tipo epoxy creo que se llama marca Araldit (no el de sacado rápido ).
Este pegamento resiste los impactos de las flechas al clavarse y evita que al sacar las flechas del serón se puedan quedar las puntas dentro.

Nuestras flechas medievales ya podrían estár listas.Si utilizamos puntas de cuchilla, bien de metal o de lascas de silex o hueso, el procedimiento no sería distinto : haríamos una incisión en el astil de madera para alojar la cuchilla, la insertaríamos y pegaríamos reforzando el astil con hilo o bramante.

Ver el procedimiento para puntas de piedra propuesto por el laboratorio de estudios Paleontológicos del departamento de prehistoria y historia antigua (UNED), que nos es valido par nuestras puntas de cuchillas metálicas.
De todas formas se puede ver el resultado en las puntas con las que intente perforar el escudo con refuerzo de una chapa metálicos por detras, los astiles de madera no ha sufrido ningún daño y están intactos a la espera del cambio de cuchilla, para cumplir su cometido en nuestro próximo intento.
Quizás las flechas más parecidas a las medievales que hemos comentado que se realizarían por fundición y con unas pequeñas alas que sujetan la punta a la punta del astil sería estas modernas puntas de caza, las aletas de chapa que envuelven al astil han sido sustituidas en estas actuales por un cono completo de chapa que asegura la punta al astil.
J.L.Castillo  
Arqueria Medieval Practica.