La Ballesta

La necesidad fue la que creó este arma por que la guerra exigía un arco más potente, capaz de perforar las cada vez mejores protecciones metálicas de los caballeros. Las soluciones pasaban por el arco compuesto o el arco largo ingles pero las dificultades técnicas de construcción del primero y los diez o quince años necesarios para entrenar a un arquero competente para el segundo, favorecieron la búsqueda de una alternativa. Así, la solución fue la ballesta.
Las evidencias físicas y escritas sugieren que la ballesta se descubrió en China durante el siglo cuarto antes de Cristo, mientras que un tipo de ballesta llamado gastrafetes se inventó de forma independiente en Grecia aproximadamente en el mismo periodo. No fue hasta el siglo diez u once después de Cristo que la ballesta se convirtió en un arma militar de importancia en Europa.

La introducción de la ballesta en la Europa medieval se baso en la necesidad de crear algún tipo de mecanismo que les permitiese utilizar el arma de mayor alcance en ese momento (el arco) para lanzar sus proyectiles (flechas) a esa distancia conocida o incluso mayor pero con un menor esfuerzo y destreza. Si pensamos en ello lo que se buscaba sería mantener el arco en su posición de tensado durante el mayor tiempo posible (incluso durante minutos) para apuntar y que ello no conllevase dolorosos resultados en los brazos de quien lo manejaba como en el caso de un arco.
Cuando este sistema se fue perfeccionando, a lo largo de varios siglos, se encontraron otras ventajas, entre ellas que los servidores de este arma no necesitaban un entrenamiento tan prolongado como los arqueros para lograr dar en el blanco, como ya se ha mencionado antes (se llegaron a promulgar leyes que obligaban a practicar el tiro con arco a todos los varones del estado dada su utilidad militar en el momento de las reclutas o levas). Esta diferencia de tiempo para conseguir unos resultados aceptables en la puntería se convertiría en su pecado original cuando se habla de la nobleza de este arma o en su uso en deportes frente al arco.
Con la ballesta que se conseguían buenos alcances (150 metros efectivos, pero sin precisión) y la diversidad de proyectiles que podían usarse era bastante numerosa (cortos, medios, largos, de metal, de madera, con punta de madera, de metal, con plumas, sin plumas, con forma de bolas, e incluso piedras.
Por otra parte, la ballesta era considerada un artefacto para cobardes. El desprecio de la aristocracia por el arma propulsada a distancia llega hasta el Renacimiento y aunque la Iglesia el Imperio trataron de prohibir su empleo, en el Segundo Concilio de Letrán, salvo su uso contra los infieles por lo que se utilizo en las cruzadas y ampliamente en España en la reconquista. Su potencia y su fácil manejo hicieron que se propagase por toda Europa en los siglos XIII y XIV, desobedeciendo la prohibición de su uso contra cristianos.
De esta manera, hay que señalar que la ballesta fue utilizada normalmente por mercenarios, a menudo de origen italiano, de donde procedía la madera de tejo que se consideraba la más apropiadas para la construcción de los arcos, si bien se señalan hasta cinco tipos de madera para su construcción. Retomando lo anterior, para la nobleza cristiana y para la Iglesia de Roma la ballesta fue un arma despreciada cuando no maldita, no en vano una de sus representaciones más antiguas en la iconografía era en manos de un demonio. En efecto, para un noble entrenado desde la infancia en el arte de la guerra, protegido con un costosísimo armamento defensivo, era intolerable la posibilidad de ser vencido o muerto no por un igual sino por un plebeyo escasamente adiestrado, cobarde por definición y desde una distancia tal que era imposible la mera defensa.
De hecho, mientras que un caballero capturado era normalmente respetado por sus pares, por solidaridad de clase y para conseguir un rescate, los arqueros y ballesteros eran masacrados como asunto de rutina e incluso los nobles de un ejército podían aplastar con los cascos de su caballo a sus propios ballesteros si se interponían en su camino.

Evidentemente no era el arma perfecta, y tenía algunas pegas como cualquier arma que se utilizaba, los principales inconvenientes de esta arma son:
  • Las ballestas tienen poca precisión a larga distancia, pero son, eficientes a corta distancia, en una escaramuza en medio de una batalla el utilizar un arco largo era impensable, pero una ballesta si. La poca precisión a larga distancia se debe principalmente a que los virotes son cortos, muy pesados y casi siempre si emplumar o emplumados con materiales rígidos, cuero, madera.
  • La lenta carga de la ballesta. Ello dio lugar a la creación de los auxiliares que llevaban grandes escudos (pavise )para protegerse y proteger a los ballesteros en el proceso de carga de estas.
  • Los problemas de las cuerdas en las ballestas al estar siempre montados y su difícil cambio hacia que por humedad o cuando se mojaban perdieran la tensión y su potencia (batalla de Crezy).
  • Al aumentar la potencia de estas para tensar la cuerda fue necesario el crear accesorios auxiliares para su carga o montado. el "estribo", las "manoplas", el "garfio de cinto", la "pata de cabra", el "cranequín o cric", etc. que todavía retardaba más su carga.

Las ventajas de esta arma ya se han comentado anteriormente.

La Evolución de las Ballestas
Las ballesta evolucionaron a lo largo de los siglos en varios aspectos: El material de sus vergas o palas, el disparador, y la forma o elementos de carga.
Materiales de las palas o Verga

Si comentamos ahora el material de sus palas en los primeros siglos X y XI estas eran de madera igual que los arcos. Su escaso rendimiento por su la corta longitud obligo a crea unas palas compuestas. Estas eran distintas capas de maderas, refuerzos de cuero, cuerno y algún otro elemento para dar mayor potencia como los arcos orientales. Posterior siglo XII finales del XI, se incorporaron las palas o vergas de metal llegando así a su esplendor y máxima potencia con las palas de acero que se ha mantenido hasta el final de la vida operativa de esta arma.

Sistemas de disparo.
Otro punto de evolución fue el sistema o mecanismo de disparo de esta arma, el sistema de disparo en las primera época cuando fue introducida o utilizada por los Normandos en Inglaterra, era una simple palanca que liberaba la cuerda, evoluciono a otro tipo digamos cerrojo, para pasar al sistema de nuez que se ha hecho característico de las ballestas.
El sistema de cerrojo consistía básicamente en una pieza que empujaba / liberaba la cuerda al pulsar la palanca de disparo. La nuez es un pieza o rueda con dos muescas una de ellas engancha / libera la cuerda y la otra muesca enclava la palanca de disparo al apretar libera la nuez y esta gira por la tracción de la cuerda, la nuez solía ser de cuerno, hueso o metal.

Sistemas de Carga.
El sistema de carga de las ballestas, fue adecuándose con el paso de los años al incremento de potencia. En los primeros años dada la poca potencia de las vergas de madera era suficiente el pisar con los pies las palas y tirar de la cuerda con las manos.
La primera ayuda fue el estribo como el estribo de caballería pero en nuestro caso colocado delante en la punta del cuerpo o cureña de la ballesta, permite introducir un pie sujetando así el cuerpo y tirar de la cuerda o bien con las manos o mediante un garfio sujeto al cinturón del ballestero.
La manoplas eran unos guanteletes de cuero grueso, para poder tirar de la cuerda sin deshacerse las manos después de 20 o 30 cargas.
Posteriormente se empleo la "pata de Cabra" (goat foot) consistente en una palanca que se anclaba en unos pivotes especiales del cuerpo de la ballesta y sujetaba la cuerda, al tirar de la palanca se tensaba la cuerda hasta llegar a su punto de anclaje.
Al aumentar la potencia se tuvieron que utilizo el craneqín o cric que era un artilugio mecánico que haciendo girar una biela tensaba la cuerda al avanzar la rueda dentada por la guía igualmente dentada.

La También se emplearon pequeños Tornos ( Windlass) que se anclaban en la cureña de la ballesta y enrollaba una cuerda a un eje esta cuerda poseía unos garfios que tensaban la cuerda hasta su posición de anclaje para el tiro. La potencia de algunas de las ballestas que se utilizaban para asedios y para asaltar barcos, sin ser artefactos de sitio, llegó a ser descomunal, en algunos casos pasaban de las 700 y 800lb, con las dificultades que esto tenía, pero pensemos que se podía tardar en tensarlas de nuevo tanto como en cargar un cañón y que en el caso de los cañones de los barcos, pocas veces se utilizaban más de una vez. En la mayoría de las ocasiones lo que se pretendía era provocar un incendio, no hablamos de las ballistas romanas, sino de unas ballestas grandes.

Antes de que se normalizase el uso de mosquetes y pistolas de fuego, lo habitual en los barcos era llevar ballestas de tejo para acribillar a flechas la cubierta del barco enemigo antes de lanzarse al abordaje.
En el medioevo los países que más tradición hubo en el uso de esta arma a parte de España por el tema de la reconquista, fueron la zona germana y Italia que nutrió de mercenarios ballesteros a los franceses. Actualmente se sigue manteniendo la tradición de tiro medieval en muchos lugares de Italia.
Cronología de las Ballestas.
Las evidencias físicas y escritas sugieren que la ballesta se descubrió en China durante el siglo cuarto antes de Cristo, mientras que un tipo de ballesta llamado gastrafetes se inventó de forma independiente en Grecia aproximadamente en el mismo periodo. No fue hasta el siglo diez u once después de Cristo que la ballesta se convirtió en un arma militar de importancia en Europa. Se fue retirando del servicio en los ejércitos alrededor del siglo dieciséis, pero su uso para caza y tiro al blanco ha continuado hasta hoy.
La mayor parte de esta cronología está extraída de GUIDE OF THE CROSSBOW de Paterson:

 

341 AC Primeros registros fiables de que se utilizaron ballestas en la batalla de Ma-Ling en China.
228 AC Primeros restos de ballestas, un mecanismo de enganche en bronce encontrado en la tumba de Yu Wang.
0-100 Herón de Alejandría describe el Gastrafetes.
300-700 Estatuillas romanas de ballestas.
385 Vegetius menciona la ballesta en la obra DE RE MILITARIA.
1066 Las ballestas son introducidas en Inglaterra por los normandos.
1096 Anna Comnena describe las ballestas normandas.
1100-1200 Aparecen las ballestas de palas compuestas.
1139 Interdicto del segundo concilio luterano prohíbe el uso de las ballestas contra otros cristianos.
1192 La victoria de los cruzados en Jaffa conseguida con la ayuda de las ballestas.
1314 Primeros restos fiables de palas de acero.
1346 Ballesteros genoveses derrotados en Crecy por los arqueros de arco largo ingleses (longbowmen).
1373 Primeras ilustraciones del cranequín.
1503 Primera de las muchas leyes inglesas restringiendo la posesión y el uso de las ballestas.
1150-1600 Las armas de fuego sustituyen a las ballestas en la mayoría de los ejércitos occidentales.
1860 Evidencias fotográficas muestran en China ballestas de repetición que siguen utilizándose como armas de guerra.
1939-45 "Arrowspeed" es la ballesta utilizada por los comandos australianos en el teatro del Pacífico.
1945-75 Las ballestas son empleadas por los montañeses y las fuerzas especiales de los Estados Unidos durante el conflicto del Vietnam.
1960-? Las ballestas se usan para disparar dardos anestésicos en la captura y tratamiento de vida salvaje; también se utilizan para la obtención de muestras de tejido en animales marinos y conseguir información genética.
Reseña realizada gracias a las ayudas, referencias y artículos de :
J.C. Cabrera (Puntero)
www.flechas.info
Josep Barceló
WWW.arcobosque.com
Ballestas.